El Escudo

En la parte superior se exalta una cruz, la cual significa que el colegio es dirigido por los Hermanos de las Escuelas Cristianos (Lasallistas). Hacia el borde del mismo en una franja de color rojo está impreso el nombre del colegio y de la ciudad de Cúcuta.
El centro del escudo está dividido diagonalmente en dos partes, las cuales llevan el color de la bandera del colegio: en el lado izquierdo el color amarillo con el corazón de Cristo Jesús patrono del colegio y en el derecho el verde oliva con la estrella lasallista de cinco puntas, evocando los principios de la formación Lasallistas (fe, fraternidad, servicio, justicia y compromiso).

La Bandera

Tiene las mismas medidas del tricolor nacional y se compone de dos franjas horizontales de igual medida; la parte superior de color amarillo representa la luz, sabiduría que requiere el conocimiento de los estudiantes corsajistas; el verde oliva, representa la esperanza y estructura del proyecto de vida fundamentado en los principios de la filosofía lasallista.
 

MARCHA LA SALLE

Colegio de La Salle tan querido
aquí nos tienes hoy
vibrantes de emoción,
y el corazón de gratitud henchido
y en cada labio modulando una canción (bis).
«Ciencia y virtud» es nuestro lema que ostentamos con honor
y que defiende el Lasallista con ardor.
Virtud, saber
porque la vida es mar
donde el deber faro es
que ha de alumbrar.
Sin vacilar nuestro grito será:
La Salle, La Salle,
doquiera triunfará (bis).

ESTRELLA Y VALORES LASALLISTAS

«La leyenda cuenta que una estrella caída del cielo señaló el emplazamiento exacto donde se edificarían la nueva abadía y el santuario dedicado a MARÍA». 

Este símbolo de los lasallistas encierra el misterio de Nuestra Señora de la Estrella, inspiración de ardiente devoción por parte de los Hermanos de las Escuelas Cristianas quienes gracias a su favor y milagros consiguieron que el santuario original se convirtiera en la casa de la Comunidad.

Toda esta historia de destrucción, exilio de los religiosos, veneración ferviente a MARIA, milagros y resurgimiento desde las ruinas, es el principio una tradición que se mantiene vigente en el seno de la Comunidad de los Hermanos de La Salle.